El contexto, los interlocutores y las propuestas deben ser producto de la elección libre e imparcial de todos.

Amelia Fiel

Actuar más allá de nuestros propios intereses

Como ciudadana de nuestro querido país, aplaudo y agradezco muchísimo la gran oportunidad que Nosotrxs, como movimiento de oposición social, nos brinda para poder acceder a un espacio común de reflexión, de diálogo y de acción ciudadana.

Si bien la democracia en México se ha ido construyendo y fortaleciendo por diversos grupos y organizaciones civiles que valientemente han trabajado desde distintos frentes para defender valores y causas que nos atañen a todos, falta aún poder armonizar todas esas voces para la construcción de un diálogo nacional. El contexto, los interlocutores y las propuestas deben ser producto de la elección libre e imparcial de todos.

Considero que Nosotrxs representa una auténtica opción para aquellos que buscamos contribuir de alguna manera, entre la pluralidad de pensamiento y las diferentes situaciones de vida de cada uno de nosotros, en encontrar soluciones eficaces, responsables y honestas a los graves problemas de pobreza, corrupción, impunidad, desigualdad, intolerancia e inseguridad que, lamentablemente, ya son parte de la vida cotidiana.

Ante este deplorable panorama, resulta muy triste y desesperanzador que en la mirada de los jóvenes no se vislumbre la posibilidad de lograr el desarrollo pleno de su proyecto de vida. Es por ello, por nuestros jóvenes y nuestro futuro como sociedad, que desde una ética ciudadana debemos reencontrarnos en el rescate y fortalecimiento de los valores mínimos que nos dan identidad como mexicanos y, más aún, como seres humanos.

El espíritu de la propuesta de Nosotrxs me hace recordar al filósofo James Rachels, quien describió qué significa ser un agente moral responsable: “…alguien que se preocupa imparcialmente por los intereses de cada uno de quienes se verán afectados por lo que hace; alguien que distingue cuidadosamente los hechos y examina sus implicaciones; alguien que acepta principios de conducta sólo después de analizarlos con cuidado para estar seguros de que son firmes; alguien que está dispuesto a “escuchar la razón”, incluso cuando esto significa que tendrá que revisar sus convicciones previas y, finalmente, alguien que está dispuesto a actuar siguiendo los resultados de su deliberación”.

Al día siguiente del 1o. de julio de 2018, podríamos preguntarnos si en verdad fuimos moralmente responsables ante las “elecciones” políticas y sociales que tomamos, si actuamos más allá de nuestros propios intereses considerando el bien común y anteponiendo, por sobre todas las cosas, nuestro amor por México.

Leave a Reply