Es urgente descentralizar la política, el activismo y la participación, construyamos una sociedad con cero tolerancia a la corrupción.

Cynthia Dehesa

Construyamos una sociedad con cero tolerancia a la corrupción

Para Nosotrxs, uno de los grandes retos después del proceso electoral, es encontrar la forma para fortalecer el sistema nacional anticorrupción. Es fundamental blindarlo para evitar su desmantelamiento o que continúe la simulación de voluntad política que evita su correcta implementación, y así poder comenzar a atender al peor problema que tenemos como nación.

Especialmente necesitamos ir en bola detrás de los Comités de Participación Ciudadana (CPCs) quienes dirigirán los sistemas locales y el nacional, pero cuya figura legal poco clara limita su capacidad de actuación. Algunos de ellos han sido capturados ya por intereses privados, pero sin duda el conjunto de voluntades puede hacer que recuperemos el sistema que hemos ideado ciudadanxs para ciudadanxs.

A nivel nacional, desde esfuerzos individuales como el de Aaron Grageda del CPC de Sonora quien está por arrancar su presidencia, se ha avanzado en la creación de una red nacional que permita establecer una vinculación entre los CPCs para avanzar más rápido y apoyar a los CPCs de reciente formación. Al momento 22 estados cuentas con un comité, siendo Sinaloa el último nombrado está semana y requieren del trabajo en conjunto para lograr rápida implementación.

Nosotrxs ha firmado ya un convenio de colaboración con el CPC, tomamos la responsabilidad desde la representación de Quintana Roo, junto con Leonor Quiroz representantes de Coparmex nacional, la presidencia de la comisión de comunicación de la red, con el fin de dar a conocer el trabajo del sistema y de los comités ciudadanxs. Sin embargo, el objetivo mayor, es cambiar radicalmente las prácticas sociales donde la corrupción se ha vuelto aceptable a un México donde no exista permisividad.

El sistema es un logro de la ciudadanía que necesita ser comprendido e interiorizado por todas las personas, es necesario que nos lo apropiemos para hacer frente a las redes de corrupción que tanto han mermado la posibilidad de un futuro sustentable y justo para quienes habitamos este país.

Es necesario que desde nuestro movimiento de resistencia pugnemos por que las políticas que la nueva administración ponga al centro siempre y sin excepción el bien e interés común. Es fundamental que nos movamos a una sociedad con cero tolerancia a la corrupción y que le demos cabida a todas y todos.

La red de CPCs junto con la red de Nosotrxs y las que se vayan sumando podemos impulsar en bola y de forma ordenada, que se adopten los Objetivos de Desarrollo Sustentable, que se abra el gobierno para que nos sentemos a resolver en conjunto nuestra problemática, que el sistema anticorrupción se construya con la participación de todas y todos, queremos que se nos regrese el derecho a soñar, a imaginar un país donde el compás ético este perfectamente alineado y no se quede nadie atrás.

Lograr está transformación necesitará forzosamente llevar las políticas, las reformas y la acción a los estados. Es urgente descentralizar la política, el activismo y la participación para crear actores y entidades que, unidos entre todos, tengamos la fuerza suficiente para que desde lo local cambiemos la vida cotidiana de todas las personas.

Cynthia Dehesa

Leave a Reply