Pienso que como mexicana tengo una responsabilidad que va más allá de las acciones del gobierno.

Emilia Amador

Mi responsabilidad como mexicanx

Pienso que como mexicana tengo una responsabilidad que va más allá de las acciones del gobierno.  Todos hablamos de la gran riqueza que tiene nuestro país, de la abundancia, de sus recursos naturales, del clima, de las posibilidades y oportunidades que ofrece y he sido testigo y afirmo que en mi país nadie muere de hambre, a veces sólo hace falta un poco de esfuerzo o de creatividad.

Hablar de eliminar la corrupción es muy simple, conseguirlo no es por decreto del gobierno, implica que cada uno de nosotros cumpla cabal y honestamente con sus responsabilidades u obligaciones: pago de servicios, de impuestos, no tirar basura, ceder el paso, ser puntuales, ordenados, respetar los derechos y libertad de los demás, hacer lo correcto y no lo cómodo.

Me ha tocado vivir la corrupción y he luchado con valor y decisión para quedarme al margen, es posible a pesar de las burlas y críticas, incluso he dejado de hacer negocios para no participar en estos actos, he podido transmitir a mis hijos lo bien que se siente ser honorable, vivir tranquilo confiando en que mis actos pueden inspirar a otras personas a ser mejores.

Definitivamente la corrupción no es cultural, se ha derivado de la facilidad de obtener beneficios sin esfuerzo, ha escalado niveles que nadie pudo imaginarse y ha permeado diferentes sectores, lo más visible es en el gobierno pero la sociedad civil no queda fuera; pienso que se tiene que predicar con el ejemplo y esto me lleva a una pregunta seria: quienes participan en Nosotroxs activamente qué están haciendo para erradicar la corrupción?

Esta pregunta que pudiera parecer ofensiva obedece principalmente a que he participado en diferentes grupos, incluso religiosos y me he retirado porque no he visto coherencia, eso que se critica en otros y que se exige eliminar esta presente en ellas y en algún momento se hace evidente, he manifestado mi desacuerdo y he renunciado.

Se habla de valores, soy responsable de transmitirlos, primero en mi familia, después en mi trabajo, en mi comunidad, se pide educación de calidad y esta se enseña en casa se tiene que vivir en las familias, los valores como el respeto, tolerancia, paciencia, perseverancia, honestidad, caridad, empatía se aprenden en la familia así como se transmite la responsabilidad.

Cuando estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos como ciudadanos, como jefes de familia estamos en condiciones de exigir una preparación académica de alto nivel que permita potenciar las capacidades y habilidades que tenemos para ponerlas al servicio de la sociedad en que nos desarrollamos. La tarea no es fácil pero la satisfacción es absoluta.

Consecuencia grave de la corrupción es la impunidad que no sólo está en la población, los gobernantes, esos que pidieron nuestro voto para ayudarnos a administrar la riqueza y proporcionar las condiciones que permitan a la población mejorar sus ingresos, emprender, construir, invertir, generar empleos y que han preferido enriquecerse con la seguridad de que gozarán de impunidad bajo la protección de sus partidos, no les ha sido suficiente el poder que les otorga su posición, están dispuestos a delinquir, a evadir sus responsabilidades beneficiando a quienes les ayudan a hacer el trabajo sucio.

Esto nos tiene como sociedad en un estado de violencia y agresividad que se dispara al menor impulso, también hay desánimo por la nula respuesta de las autoridades encargadas de proteger e impartir justicia.

Desde hace varios años hago diversas aportaciones, en tiempo, dinero y especie con la única intención de apoyar y corresponder a lo que he recibido y que me ha permitido no sólo cambiar mi historia sino diseñar una nueva para mi familia.

Aporto tiempo para enseñar a las personas a ahorrar, crear patrimonio, cuidar su dinero, generar mejores ingresos y prever para el futuro.

Aporto dinero a chicos que están estudiando la universidad para que no dejen sus estudios por falta de dinero, platico con ellos, les hago ver que será más benéfico para sus familias que terminen una carrera para tener un mejor empleo.

También apoyo organizaciones que apoyan a niños y niñas abandonados proporcionando educación y alimentación, también a organizaciones que trabajan con personas con discapacidad.

Estoy comprometida  a trabajar por mejorar mi entorno, deseo que cuando ya no esté mi país sea  mejor que como lo encontré. La justicia y la paz tienen que ser de inicio aspiraciones personales para que puedan ser transmitidas, no se puede dar lo que no se tiene, y esto me remite nuevamente a la pregunta:  Soy coherente?   Mis acciones cotidianas se acercan a estos ideales?

Los seres humanos somos sociales y esto nos obliga a buscar el sentido de vivir, de compartir, que el mayor beneficio sea para el mayor número de personas.

De momento ese es mi objetivo y desde donde esté seguiré aportando lo necesario para ayudar a que haya una mejor sociedad.

Leave a Reply