Saltar de las buenas intenciones al verdadero cambio social va a requerir de contrapartes que puedan señalar las contradicciones del próximo gobierno.

Emiliano Rosales

Oposición en la instrumentación y aliado en las metas

Nosotrxs es un movimiento político de corte progresista. Los que integramos este experimento, inédito en México, señalamos las desigualdades sociales y los excesos del estado. El ejercicio efectivo de derechos y la construcción de instituciones son el mantra cotidiano. Esta organización se integra bajo la premisa de que el cambio es posible en la medida en que los ciudadanos asumimos los derechos como nuestros al presionar y exigir su cumplimiento a una élite de políticos dedicada al servicio y no al saqueo del gobierno. Lo verdaderamente innovador ha sido la fortuna de integrar perfiles muy diversos de activistas. Nosotrxs es un movimiento que no está conformado por una camarilla de intelectuales de la Ciudad de México sino por cientos de personas en todo el país.

Después de los resultados electorales, Morena es la fuerza política más importante del país. Son varias las coincidencias entre Nosotrxs y Morena. Ambas organizaciones reconocen que el cambio se debe sustentar en la movilización territorial. Ambas hablan de frente sobre los excesos de una élite que ha reproducido y profundizado la desigualdad. Ambas creen medularmente en la democracia como la vía del cambio.

Aceptando sin conceder que las aspiraciones de AMLO son sinceras y legítimas, materializar la agenda de Morena se enfrentará con enormes resistencias internas y externas. Acabar con los privilegios que hoy dan el dinero, el poder y la influencia implica agitar el avispero como hace mucho no se intentaba. Las burocracias tienen inercias difíciles de transformar y los grupos que se benefician del status quo tienen profundos lazos de control y cooperación con las instituciones del Estado mexicano.

El papel de Nosotrxs bajo este escenario debería ser el de un aliado en las metas y una verdadera oposición social en las acciones de gobierno. Saltar de las buenas intenciones al verdadero cambio social va a requerir de contrapartes que puedan señalar las contradicciones del próximo gobierno. La extensión de este movimiento permite que los mensajes se repliquen en todos lo rincones del país y al mismo tiempo puede ser un mecanismo de monitoreo de la diversidad de problemas sociales, políticos y económicos en los municipios y estados del país.

Fortalecer la profundidad y el impacto de lo cambios que propone el próximo gobierno manteniendo un espacio de independencia, depende fundamentalmente de la extensión y el volumen del movimiento. La única cura contra la cooptación política está en la fuerza de las bases sociales. Nosotrxs tiene una oportunidad única para catalizar la transformación del equilibrio político actual para poner las instituciones al servicio de las personas y transformar los privilegios de unos cuantos por derechos para todxs.

Leave a Reply