Tras las elecciones queremos ser constructores de la democracia y de las nuevas formas de gobernar

Guillermo Lizama

En el Estado de Hidalgo el 9 de julio de 2017 iniciamos un largo camino para construir una revolución de las conciencias. Un primer paso fue constituirnos como NOSOTRXS en la entidad, con el convencimiento de recuperar el poder para los ciudadanos y de impulsar la acción colectiva para el ejercicio de los derechos de todos y todas. Por eso nuestra lucha y nuestro movimiento no comienza ni termina con las elecciones de 2018, más bien se fortalece nuestro andar para hacer valer y exigir nuestros derechos frente a los gobernantes y tomadores de decisiones.

En Nosotrxs-Hidalgo nos hemos sumado colectivamente para desde las leyes y desde nuestro actuar público exigir que nuestros derechos se cumplan y vigilar el ejercicio del gobierno para fortalecer a los ciudadanos como un contrapeso efectivo al poder y un eje articulador de todo el sistema político-democrático.

Desde hace un año que el colectivo en Hidalgo se apropió de las distintas causas específicas que Nosotrxs ha impulsado a nivel nacional, entre ellas se encuentran: 1. Sin mortalidad infantil; 2. Construcción sin corrupción; 3. Ministerios públicos que cumplan; 4. Partidos transparentes; 5. Medicinas para todxs; 6. Seguridad social para trabajadoras del hogar; 7 Sistemas anticorrupción que funcionen. 8; Fondo único y transparente para la reconstrucción. Estas causas urgentes no se han resuelto, por ello, terminado el proceso electoral se debe seguir impulsando la resolución de estos problemas públicos que aquejan a millones de mexicanos e hidalguenses.

Nosotrxs es un movimiento político que debe seguir sumando y fortaleciéndose desde lo colectivo -más allá de las elecciones- para buscar el empoderamiento de los ciudadanos a partir del ejercicio de nuestros derechos. Tras las elecciones queremos ser constructores de la democracia y de las nuevas formas de gobernar que pongan al centro la participación de los ciudadanos. Hemos sido claros en señalar que nos reconocemos como un movimiento político que se mantiene al margen de la contienda electoral porque no queremos el poder, queremos que este sea usado por los ciudadanos para transformar su relación con los gobernantes, dado que el Estado y las políticas públicas no son patrimonio de quienes nos gobiernan sino de Nosotrxs. Por ello es fundamental que pasada las elecciones de 2018 se profundice el proceso de ciudadanización a través de demandar, exigir e incidir en las decisiones públicas del país, para ello debemos ejercer nuestros derechos y aprovechar los mecanismos participativos que la propia ley contempla como la consulta popular, la audiencia pública, los presupuestos participativos, los comités de contraloría social, entre otros. De esta manera, será un desafío que los ciudadanos se apropien del diseño institucional para la participación, evitando la captura y la simulación de los mismos por parte de grupos de poder. Solo así la participación será una herramienta robusta para empoderar a los ciudadanos y avanzar hacia una democracia participativa. 

Ese es nuestro desafío para contar con un sistema democrático cuyo principal resultado sea una sociedad cuyo desarrollo y bienestar se base en el ejercicio y respeto de los derechos de todas y todos.

Leave a Reply